frutas-saludables-dieta-equilibrada

Para una dieta sana y amiga de la figura, ¡no te olvides de la fruta!

Sabemos de sobra que su presencia en nuestra alimentación resulta fundamental. Pero para que no se te olvide, de cara a los meses más fríos (cuando apetece algo calentito), te recordamos el por qué

by ¡HOLA! Cocina

A pesar de que sus bondades son por todos conocidas, no siempre conseguimos incluir las frutas en nuestra dieta o, al menos, hacerlo en la dosis recomendadas. Sobre todo, ahora, en unos días en los que la lluvia empieza a caer y las temperaturas también, que apetece algo más calentito (¿un porridge de avena por ejemplo?) y que nos cuesta más hincarle el diente a una pieza de fruta más fresquita. Por eso, no está de más recordar los motivos principales que hacen de estos alimentos una auténtica medicina natural, y no exageramos. Son buenas para nuestra salud y, por qué no decirlo, para nuestra silueta. Así que no te olvides de ella ahora.

Ideas y recetas con base de manzana

¿Cuáles son las principales propiedades nutritivas de la fruta?

  • En primer lugar, son una magnífica fuente de vitaminas y antioxidantes, que nos ayudan a combatir los radicales libres, los culpables del deterioro y el envejecimiento prematuro de nuestro organismo.
  • Su contenido calórico, por lo general, es bastante bajo, por lo que se convierten en una de las grandes aliadas para luchar contra los kilos de más.
  • Aportan una elevada cantidad de fibra al organismo, por lo que son bastante saciantes y nos ayudan a mejorar el tránsito intestinal.
  • Contienen un gran porcentaje de agua, que suele oscilar entre el 80% y el 90% de su peso, por lo que son altamente diuréticas.

Si tú problema no es consumir fruta, sino que no sabes cómo conservarla correctamente, no te preocupes (ni lo pongas como excusa), en este enlace te contamos cómo hacerlo correctamente.

Consejos a tener en cuenta para un buen consumo de fruta

La ración recomendada de consumo diario de fruta está entre las dos y las tres piezas. De éstas, al menos una de ellas debería ser una fruta cítrica -como, por ejemplo, una naranja-, y el resto puedes elegir entre cualquiera de las frutas que, te recomendamos, estén de temporada. Ahora, la que más nos puede gustar es la manzana o los caquis. Y te damos, además, unas cuantas recetas pinchando en la imagen o en este enlace.

VER RECETA

Lógicamente, el equivalente a una pieza o ración de fruta no es siempre literal y dependerá del tipo de fruta elegida. Así, cada una de las raciones -entre 140 y 150 gramos en crudo y limpio-, equivaldría:

  • Una pieza de fruta mediana como la pera, la manzana, el plátano, el membrillo, el pomelo o la naranja, por ejemplo.
  • Una rodaja mediana de melón, sandía o piña.
  • Un vaso de zumo 100 % sin azúcares añadidos (esto es realmente importante).
  • Dos o tres piezas medianas de albaricoques, ciruelas, dátiles, mandarinas, higos, etc.
  • Cuatro o cinco nísperos.
  • Ocho fresas medianas o un plato de postre de otros frutos rojos como las moras y las grosellas, unas uvas o cerezas.

Un postre de fruta nunca puede sustituirse por un postre lácteo, porque no tienen equivalencia nutritiva. Y, en la medida de lo posible, hay que procurar que la fruta sea el postre habitual, tanto en niños como en adultos. Otros postres, como pueden ser unas natillas o un helado, deberían ser la excepción.

Las frutas sometidas a cocción (como puede ser una deliciosa manzana asada)  pueden ser una alternativa a la fruta en crudo que, además, apetece, pero ten en cuenta que la preparación culinaria habrá provocado alguna pérdida de su contenido vitamínico. Para darte ideas, te proponemos cuatro recetas con frutas, para que las introduzcas fácilmente a lo largo del todo el día

Paso a paso: smoothie  de plátano, chocolate y miel con mantequilla de cacahuetes

Empezamos, de manera lógica, por el desayuno. Uno de los mejores momentos para incluir fruta, porque así, no nos olvidamos de ella durante el día. Y puede ser con recetas tan ricas y dulces como este batido con chocolate, miel y la famosa peanut butter.

VER RECETA

Paso a paso: tartaletas con crema pastelera, melocotón y nueces pecanas

Para después de comer, si incluir una pieza de fruta en crudo te parece demasiado aburrido, saltea alguna que ya tengas algo madura, como un melocotón (puedes elegir otra) y sirve unas tartaletas calentitas como éstas.

VER RECETA

Paso a paso: cupcakes de plátano con frosting de anacardos y chocolate

Para merendar, un dulce para niños y adultos, porque a todos nos gusta el plátano y el chocolate, una pareja de excepción. En forma de magdalena, puedes llevártelo a cualquier sitio.

VER RECETA

Paso a paso: pulga de jamón con higos y ricotta

Por último, para cenar te proponemos combinar la fruta con algo salado, porque es una buena forma de aligerar la última comida del día, seguir cuidándote y terminar tu jornada con algo rico.

VER RECETA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie