melenas-midi

El peinado mágico para melenas 'midi' con el que parecerás más rubia

Además de potenciar los reflejos, con este look también se aumenta el volumen

por Mariana Chacón

Temporada tras temporada, la melena 'midi' conserva su puesto entre las tendencias de corte más demandadas en los salones de peluquería. De hecho, a pesar de ser uno de nuestros rostros más camaleónicos y haberse atrevido con prácticamente todo, el look favorito de los fans de Laura Escanes es el que lleva ahora mismo, unos centímetros por encima de los hombros. Para las que pensaban que renunciando a los mechones extralargos también se reducen los peinados fáciles (y bonitos) con los que arreglarse, las chicas con más estilo te descubrían hace pocas semanas las posibilidades de la coleta 'midi' o cómo moldear las puntas para actualizar el mom cut. Y para las que prefieren llevarlo suelto, existe un styling que, además de ser universalmente favorecedor, también potencia el volumen y consigue que las mechas parezcan más luminosas. 

VER GALERÍA

-Si tu rubio siempre acaba naranja, esto es lo que estás haciendo mal

Ondas naturales

El peinado que antes se reservaba para eventos de etiqueta sale a la calle en su versión más fresca y favorecedora. Son las ondas de toda la vida que, cuando se combinan con los cortes midi, tienen un efecto rejuvenecedor y se convierten en las mejores aliadas de las que tienen el pelo fino porque aumentan el volumen y el movimiento de los mechones. Para mantener la forma en ondulaciones suaves o rizos definidos, Roxana Gutu, del salón Lobelia Sagasta, explica: "Sugiero no cepillar demasiado ni tampoco peinar, ya que dañaríamos el rizo y este podría abrirse, perdiendo toda su fuerza y elasticidad. Para una buena melena midi curly de rizo fuerte y grueso, nada como tirar de acondicionador y una buena crema o aceite aplicado sobre el cabello húmedo. Se recomienda también revolver la melena con los propios dedos o bien con peines de púa ancha, junto a la aplicación de mascarillas hidratantes contra la sequedad y el encrespamiento". 

Aunque resulta favorecedor en todo tipo de facciones, la melena midi ondulada es siempre una opción ganadora para aquellas que quieran potenciar la anchura del rostro: "Es un corte que favorece sobre todo a mujeres de rostro ovalado y alargado que necesitan volumen en los laterales, desde el mentón hasta la barbilla. Si bien no debe pasar más allá de los hombros, en la parte de atrás sí admite variaciones hasta el mismo nacimiento del pelo", revela la experta sobre un corte que también se ha bautizado como wob, que nace de la combinación de wavy (ondulado) y bob o lob, longitudes que no sobrepasan la altura de los hombros. 

VER GALERÍA

-El rubio ideal si tienes el pelo fino te ahorra visitas a la peluquería

Rubio más luminoso

Además de una melena con más densidad, este peinado de tendencia también consigue que las mechas parezcan aún más multidimensionales porque la luz se refleja con mayor intensidad sobre las ondulaciones. Para conseguir un color a medida para este corte, el primer estilista del salón David Künzle, Paul Tudor, señala las técnicas con las que lograr el reflejo perfecto: "El midi puede acentuarse gracias a un ligero contouring y unas mechas balayage bajas, para marcar algo más el efecto que se quiera buscar, ya sea para hacer un corte con peso y volumen, o un efecto muy desenfadado".

Por último, para potenciar aún más el efecto antiaging del peinado, Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez, selecciona las tonalidades que aportan más frescura al rostro: "Por lo general, a partir de los 40 años el color debería ser más claro, pues es cuando la piel comienza a mostrar líneas y signos de expresión. Suavizar los rasgos con reflejos y mechas más claros es un gran acierto. Todas las técnicas que parten del contouring también favorecen especialmente. Y en cuanto a los tonos, los que más rejuvenecen son los reflejos miel, los dorados, los rubios y los castaños cobrizos, que dulcifican y quitan dureza a los rasgos". 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie